Anadia Profesional - Productos de cosmética de uso personal

Problemas de la piel comunes en verano (y cómo evitarlos)

Contamos los minutos para la llegada del verano. Pero el sol no si enta igual de bien a todos los tipos de piel. Algunas alteraciones dermatológicas, como las rosáceas, el acné o los melasmas, pueden empeorar durante el período estival. Si tienes la piel sensible o reactiva, los consejos de hoy van especialmente para ti.

Rosácea

Se trata de una enfermedad inflamatoria que se manifiesta en el rostro con enrojecimiento, pápulas, pústulas, ardor y tirantez de la piel. Una exposición intensa al sol, las altas temperaturas y el aumento de la actividad física pueden desencadenar brotes de rosácea.

Cómo evitar:

  • Utilizar protector solar 50+ adecuado para pieles sensibles
  • Evitar la exposición directa al sol
  • Mantener una alimentación equilibrada, evitando comidas muy especiadas y el álcohol
  • Realizar actividades físicas en horarios al inicio de la mañana o al final de la tarde y evitar aumentar demasiado la temperatura corporal

 

Acné

El sol estimula las glándulas sebáceas que se activan con el calor. Por eso, incluso personas que no suelen tener acné pueden sufrir con el problema durante el verano.

Cómo evitar:

  • Utilice protector solar con fórmula no grasa
  • Evite el maquillaje y prefiera productos oil-free
  • No descuide la limpieza y tonificación de la piel por la mañana y por la noche
  • Beba mucha água y cuide la alimentación

 

Melasma

Producido por un aumento de la concentración de melanina en la piel, el melasma empeora con la exposición al sol. Las manchas suelen aparecer en las mejillas, frente y labio superior.

Cómo evitar:

  • Protector 50+ durante todo el año
  • Evite la exposición solar entre las 11h y las 17h
  • Utilice siempre sombrero
  • Aplique productos con ingredientes como aloe vera, rosa mosqueta o aceite de argán para nutrir y regenerar la piel después de exponerse al sol

 

Quemaduras solares

La exposición prolongada a los rayos ultravioleta es la causa de las quemaduras solares, cuyos síntomas principales son enrojecimiento de la piel, tirantez, picor y hasta fiebre en casos más graves.

  • Aplicar el protector media hora antes de la exposición al sol
  • Volver a aplicar la crema solar después de bañarse en la playa o piscina
  • Utilizar un hidratante para reponer la hidratación y calmar la piel tras la exposición solar
  • evitar los horarios con mayor radiación

POST A COMMENT